Soltera Codiciada Manual de la Soltera Codiciada

Déjame ser la Beyoncé de tu playlist

Archivo de Soltera codiciada

Lección #81: El mundial es la regla de los hombres


La regla, ese umbral al que ingresamos todos los meses las mujeres para convertirnos en una versión ultrasensible, desajustada y un tanto sociópata de nosotras mismas. Bueno, los hombres también tienen el suyo, y hay una copa de por medio. ¿A qué me refiero? Aquí hay 5 razones que explican cómo este mes los hombres están con la regla:

Sienten que solo su género los entiende

Él voltea, con la pizza en una mano y la chela en la otra, con los ojos vidriosos y lo que parece ser un look otoño-invierno-no-me-baño-hace-3-días y anuncia: “Es que tú no entiendes”, y ¿sabes? probablemente tiene razón.

Porque a ti igual como que te pareció un poco exagerado que él quisiera ver la repetición, la cámara lenta, el álbum fotográfico de El Comercio y “Los memes que dejó esta jornada” del mismo partido. Tal vez casi tan exagerado como cuando tú decidiste hacer un maratón de Diario de una pasión verla 4 veces seguidas no constituye un maratón y estuviste dos días reclamándole porqué él nunca te escribe cartas ni te construye casas.

En fin, es lógico que se sienta un poco incomprendido y que busque refugio en otros como él, la testosterona a veces necesita testosterona, así como el estrógeno necesita estrógeno, porque a veces es tu propio género el único que ve tu absoluta ridiculez mental, como algo normal.

No hay razonamiento que valga

Si hay algo que nos irrita a más no poder a las mujeres cuando tenemos las hormonas revoloteando, es que los hombres traten de darnos soluciones o utilicen algún tipo de razonamiento  deja de hablarme como si tuviera control sobre lo que me está pasando, maldito ser descriteriado sin útero. 

Rachel Uterus Opinion

Bueno: si la selección que le gusta está jugando como el hoyo, no intentes, I REPEAT, no intentes razonar con el individuo. No importa si te parece estúpido o extremo, él no quiere escuchar lógica; es más, él quiere lo opuesto a la lógica, quiere que le digas que está bien que se sienta así, que tiene toda la razón, que es sinceramente INDIGNANTE como ese jugador de nombre impronunciable hizo una jugada que todavía no entiendes bien porqué estuvo mal.

Su nivel de engreimiento se dispara a mil

Cuando vas por el segundo día de la regla, y tus ovarios han ya declarado la guerra y tus crisis existenciales están al dente, pues te da por la inmovilidad absoluta. Necesitas que él venga, te traiga cositas ricas a la cama, vaya a comprar la torta de chocolate con mayor cantidad de calorías que encuentre, te de besitos y te diga te ama a pesar de que pareces salida de un sanatorio mental.

Bueno, ahora cambia la torta por un sixpack de chelas y tienes el mismo escenario pero mundialista.

Quiero que entiendas hermana, que ese hombre al que llamas afán, novio, esposo está atornillado a ese sillón. Los únicos movimientos que realizará son: gestuales (necesarios para funcionar como DT de la selección que esté apoyando) e idas al baño (las cuales se harán probablemente con la puerta semi abierta para seguir escuchando). Acéptalo, tráele una chelita, dale un beso en el cachete (no en la boca porque mucha distracción) y procede a salir con tus amigas. Hoy por él, mañana por ti.

No le gusta que trates de restarle importancia a la situación

Y de repente dijiste:

Pero…Es solo fútbol amor.

angry_football_fan

Quiero que pienses en la última vez que estuviste con la regla y alguien te dijo “¡Qué exagerada!, sólo es la regla, no es para tanto”. ¿Te acuerdas? ¿No? Claro que no, la ultima persona que lo dijo fue asesinada por una turba de mujeres enardecidas.

Así que ándate de puntitas sobre ese territorio minado, si no quieres convertirte en una de las cosas que tire contra el televisor.

Es una montaña rusa de emociones

Un momento está emocionado, feliz, ansioso, se siente lleno de esperanza y júbilo. 10 minutos después está conchadetumadreando al televisor y golpeando objetos inertes. 1 hora más tarde está en posición fetal, en silencio, con la expresión más desolada que has visto desde Simba al lado de su padre muerto.

sad-man-stigmaGol… en el minuto 92…del otro equipo

Y estos cambios de humor, además, ya están apareciendo con anticipación, como es lógico dado el SPM (Síndrome Pre Mundial). No sabe bien qué quiere, está ansioso, inquieto y claramente existencialista (sin Ribéry ya no sé si valga la pena nada, me entiendes?!?!). Su sensibilidad es alta e impredecible: un minuto quiere abrazarte, al siguiente quiere que desaparezcas de su vista.

**

Mira: puede que a ti te guste el fútbol, porque vamos, no todo tiene que ser el estereotipo de que mientras los hombres ven el mundial, nosotras nos vamos de shopping como si necesitáramos una excusa para hacerlo. En todo caso, sea que estés sufriendo a su lado o a una ladies night de distancia, agradezcamos todas que este “período” masculino solo viene cada 4 años.

Lección #80 El checklist del hombre incorrecto


Celebrando el post 80 y la casi senectud del blog, es momento de revisar nuevamente si están todas prestando atención y poniendo en práctica todos los sabios #yawey consejos repartidos aquí.

A estas alturas del partido, ya deberían tenerla clarísimas #colorchocolate cuáles son las cosas que deben buscar en un hombre y cuáles no. Enfantizando el no.

Revisa este checklist y ve cuántas de estás características tiene tu nuevo candidato:

Flaticon_46715 (1) Es territorial:

A él le das un poco lo mismo el 80% del tiempo y el otro 20% está agarrando contigo haciéndote pensar que no le da lo mismo, pero en el fondo eres tan intercambiable como figurita de albúm del mundial. Siempre sucede así: Pasa algo entre ustedes, desaparece, y parece dejarte en claro que la cosa no va para ningún lado hastaaaaaaa….

Hasta que alguien más te quiere, mejor aún si es alguien cercano a él. Ahí si regresa y a por todas. ¿Por qué? Bueno, porque te ama.

Mentí! Por ego.

Así es, míralo como el Candy Crush pero en vez de dulces, egos, y tú eres la pelotita de chocolate en ese momento. Puntos para su ego por demostrarse que puede tenerte cuando quiere, doble “sweet” “divine” puntos si es que eso lo sube en posiciones dentro del ranking de sus amigos.

Entonces cada vez que accedes a agarrártelo, tirártelo, responderle los chats, cambiar planes por él, estas colaborando con que él se sienta aún más ganador y suba de nivel… ¿eso quieres? ¿EEEEESOOOO QUIEEEERES? #SiEsoQuieroNoMentiraNoQuieroPerdónameSolteraCodiciada.

Flaticon_46715 (1) Le tiene pánico al compromiso

Todos los hombres en nuestras fabulosas y bastante engañosas comedias románticas le tienen una fobia cuasi letal al compromiso. Pero lo que nos enseña Hollywood es que si tú te portas bien y además luces como Emma Roberts, los anillofóbicos dejarán de lado sus trastornos emocionales, y te harán suya foreva and eva.

Ya bueno, en la vida real, la cosa es un poco más engorrosa y menos entretenida. Un hombre que no quiere definir las cosas no lo hace porque:

– No le convences, entonces está todavía chequeando el menú mientras te tiene ahí en lista de espera.

– Tiene mommy issues, o daddy issues, o algún tipo de trauma donde la vida le enseñó que las relaciones solo traen problemas, en cuyo caso vas a necesitar algo más que vestidos cortos y comentarios agudos, para sacarlo de sus trampas mentales.

– Le encanta mantenerse con varias piernas pestañas abiertas: es un hombre que disfruta teniendo opciones, es más del estilo buffet emocional que a la carta, y si te gusta ser el arroz blanco de su vida, pues adelante.

Flaticon_46715 (1) Es ambiguo:

Si pudieras describir como se siente por ti en una sola palabra sería:

a) adsñkasldad.

b) no entiendo la pregunta, faltan datos.

c) Pez.

Si marcaste cualquiera de las anteriores es porque claramente NO TIENES IDEA. Y no tienes idea porque su comportamiento parece indicar que siente amor/odio/desinterés/amistad/locura/indiferencia/laverdadnoséquierollorar.

Es un tipo ambiguo, etéreo, todo lo que dice suena gaseoso y altamente mal interpretable. Es de los que puede lanzarte un “te extraño” y significar 32 cosas al mismo tiempo.

Por qué insistes en vivir en un mundo donde tienes que andar adivinando que miércoles está pasando todo el tiempo?! Ya no es suficiente con que vivas en el Perú?!

Mira, tú no eres un personaje de Xmen, él no puede elegir que seas 20% novia 50% agarre 30% amiga 10% psicóloga 10% entretenimiento-a-bordo-mientras-estoy-en-la chamba-y-no-tengo-a-nadie-con-quien-textear. Eres una personaaaaa y tienes derecho a ser una sola, y declaradamente, a tener un hombre con huevos, que salga del closet emocional, y defina cómo son las cosas #TechitoModeOn.

Flaticon_46715 (1) Es inmaduro

Duerme con niños y despertarás…

Los niños suelen no hacerse responsables de lo que hacen, si el niño de 3 años rompe el jarrón, no vendrá a decirte que te va a buscar uno igual o a depositarte su valor, probablemente intente ocultarlo bajo la alfombra o culpar a su hermana. Los pequeños no saben bien cómo lidiar con ciertas emociones y se desesperan, por eso a veces empujan al amigo, o les da pataleta.

Por eso tienen mamis que los crían, y los convierten en hombrecitos capaces de tomar responsabilidad de sus actos, que saben lo que quieren y hacia dónde van, que entienden de donde vienen ciertas emociones y no les intimidan, por el contrario, las viven al máximo.

Ya bueno, éste se saltó ese paso y a excepción de no necesitar pañal ni usar biberón, sigue siendo una guagua. Una capaz de hacerte trizas y esconderte bajo la alfombra, de olvidar su supuesta “amistad” y hacerte daño, de empezar a balbucear ante la necesidad de hacer algo productivo por su vida que no sea batir su propio récord en PlayStation.

Flaticon_46715 (1) Es un hombre “de manada”

Los amigos. LOS AMIGOS. Su tribu, su manada. Es un concepto que va más allá de ser solamente patas, aquí hay un tema de quién es alpha y quién no, de hombre que no traer animal muerto, no ser hombre. Entonces hay las sagradas fechas con los amigotes, la mutación que sufre cada vez que está con ellos que te dan ganas de llamar al Ministerio de Cultura y decir que has encontrados restos del hombre Cromagnon. Y todos tienen un poco de machistas, un poco de “oe huevón no seas pisado todo el día estás detrás de esa flacaaaa” y de “no dejes que ninguna mujer te diga qué hacer” (y usualmente son los que más necesitan que se les diga QUÉ HACER #SiSabesALoQueMeRefiero)

Es el típico individuo que se siente tan presionado por el grupo, que anda siempre en la batalla interna de ser un huevón normal o ser un cuasisimio #EvolucionasMásLentoQuePikachu

Entonces está demás decirte que no necesitas tener a alguien que tenga tan poca seguridad en sí mismo, que todo el tiempo tenga que andarle probando cosas a otras personas.

Resultados

Si no marcaste ninguna:

Mírate cómo has crecido. Parece que fue ayer que andabas abrazada del water, maldiciendo el momento en que te tomaste ese tercer Jäger y le dejaste ese segundo mensaje. Y ahora tienes al lado un tipo que, bueno, no tengo idea si es el correcto, pero si no es ninguna de las cosas anteriores, no puede ser tan malo, así que lo consideraremos una victoria aplastante.

Si marcaste una:

El idiota que tienes al costado no es el peor idiota que hay en la faz de la tierra, pero igual deberías terminarle/dejar de revisar su última hora de conexión en el Whatsapp. Es como el comienzo de la gripe, ahorita es una pequeña molestia, pero sabes que se va a poner horrible.

Has aprendido alguito, pero claramente te has saltado un par de lecciones, por favor empezar desde la número 1.

Si marcaste dos:

Tu hombre es casi 50% inaceptable. Lo que no implica que puedas seguir revolcándote con él por “todas esas cositas lindas que están en el otro casi 50%”. La otra mitad probablemente también sean señales de que no es para ti, como que tiene una ex que es su “mejor amiga” y le cuenta tus peleas con él. Si lo dejas ahora, todavía podría pasar como una buena anécdota para tus amigas y motivo de borracheras jugando yo nunca.

Si marcaste tres o cuatro:

Alguna vez has visto una de esas pelis en que alguien esta estancado en su carro en medio de los rieles y el tren justo se acerca y no puede prender el puto carro?. Ya bueno, esa eres tú y estás a punto de ser aplastada por una máquina de toxicidad. Tu chico es como esos baños que huelen terrible pero les han puesto aerosol para tratar de que no apesten tanto #ApestanYPeor. Estás tan cerca del desastre que si no sales ahora, no saldrás entera hermana.

Si marcaste cinco:

Felicitaciones! De alguna manera has logrado no solo encontrar un pelotudo, sino uno multiplicado por 5, algo así como un Magno Pelotudo, un Tera Pelotudo, un Pelotudo colosal o apoteósico. Se requiere de una mujer necia, con cuestionable capacidad de razonamiento, y una visión desmejorada para lograrlo. Pobre criatura, debes haber olvidado lo que es un buen hombre; huye, huye ahora y prometemos hacernos las locas cuando alguien nos pregunte si ese es tu ex.

 

Lección #79: 10 atuendos que todas tenemos


El que NO dices que tienes puesto cuando estás chateando calentonamente con alguien

–       y … ¿qué tienes puesto ahorita?

–       Un camisón negro y unas “braguitas” de encaje.

Bitchplease.

Tienes un buso gris al que ya se le soltó la pretina y se te baja, un polo con una frase random en inglés que dejó de quedarte bien en el 2009 y medias con patitos. Redondeas el look con una cola sin gracia y puntitos de pasta dental en la cara.  Pero él no tiene porqué saber eso, él puede seguir imaginando que luces así:

gisele

Lo que dices

pijama

Lo que es

El que te pones cuando vas a algún lugar donde posiblemente esté tu ex

Ese con el que te ves guapa, pero no excesivamente sexi porque tampoco quieres que piense que te preocupaste demasiado (porque CLARAMENTE es el tipo de cosas que analizan los hombres).  Pelo suelto, labios rojos y tal vez alguna prenda que a él le encantaba para redondear el look toma-mierda-mira-lo-que-te-perdiste, que tiende a disminuir su efecto cuando lo adornas con media botella de ron y 3 mensajes a su buzón de voz.

El de la primera cita

Es el atuendo Zooey-Deschanel-soy-linda-y-accesible-pero-igual-quieres-comerme, ese con el que te ves guapa pero también un poquito inocente, un poquito niña buena/colegialadetusfantasías. Ese que no es provocador porque tú eres una dama y de ninguna manera vas a hacer nada con él en la primera cita… a no ser que tomen vino y huela rico en cuyo caso, fuck this shit, solo se vive una vez.

El de “es domingo, tengo resaca, y debo hacer compras porque mi refrigerador solo tiene un pedazo de queso que creo que inicialmente no era bluecheese”

La humanidad te pesa, la cabeza te revienta y tienes ese look Lorde que solo es válido si tienes un Grammy. Tu subsistencia depende de que llegues a alguna tienda y compres comida, Sal de Andrews, Aspirina y una Gatorade.  Si fuese por ti, irías en piyama pero te ataca el miedo de poder encontrarte con alguien conocido por lo que te pones el buso o jean más cercano, la chompa ancha que podría pasar como fashion si nadie se da cuenta del hueco en la manga y lentes oscuros. Hay altas posibilidades de que no te pongas sostén.

El de “tengo una reunión de mujeres donde estará la amiga que siempre se viste espectacular”.

Ahhh, nada como tener una reunión de féminas para desatar nuestra paranoia, más aún, si hay regias de por medio. Sí, esas que siempre parecen salidas de una board de Pinterest o un capítulo de Gossip Girl.

Para ese evento guardamos el atuendo de oro, ese que reúne todas las prendas lindas que solo te costaron dos quiebres emocionales lograr elegir: tacos insanamente altos, leggins de texturas extrañas e incombinables con cualquier otra cosa que no sea la blusa que tienes puesta y algún ítem mega fashion que pasará de moda antes de que termines de pagarlo.

El que dices que es tu atuendo “de estar en casa” cuando viene a visitarte él, pero not really

Es un martes en la noche y él anuncia que te quiere pasar a visitar. Tú sabes que no puedes pimpearte entera, que eso no es real, pero tampoco crees que sea momento de presentarle tu pijama antisexo, así que apelas a los famosos yoga pants, el polito extrañamente pequeño que oops! se le tiende a caer un hombro, una colita alta y un brillito rosado completan el look que lo mantendrá alejado de la cruel realidad por un tiempo más.

El que es todo lo contrario al que te gustaría estar usando cuando vas a una tienda de ropa pituca

One does not simply va a comprar ropa vestida de cualquier manera, es una de las grandes lecciones que nos enseñó Pretty woman. Porque una siempre entra a las tiendas y siente que la vendedora te está juzgando, que ella sabe que tú a veces te pones medias con balerinas en tu casa y que no puedes pagar ese saco de 300 soles que hiciste que te trajera en una talla menos.

Una debería entrar a estos lugares usando un sombrero gigante y fumando un cigarro con boquilla, pero la vida es cruel, y lo más probable es que justo te toque estar ahí el día en el que decidiste ponerte el jean con la mancha de mostaza y la chompa peluda.

El que es limitadamente lindo

Tacos enormes, vestido pegado, pelo con alisado y smokey eyes. Cuando sales de tu casa y te miras por 23241 vez en el espejo, te sientes regia, ganadora, imbatible.

Lamentablemente, unas horas después, estás sentada en la barra con los tacos en la mano, el vestido que insiste en subirse y tú en caerte de la banca por bajártelo, el maquillaje que comienza a adoptar un estilo mapache. Lo único que queda “smokey” es tu pelo, el cual está 50% ondulado, 50% liso y 100% fuera de control.

El de la entrevista de trabajo que te hará lucir bastante más profesional de lo que eres y mucho menos aterrada de lo que estás

La falda tubo, la blusa blanca, el saquito entallado, los tacos negros. Una colita alta para no lucir tan intimidante con las chicas, y un poco de labial rojo para la inofensiva sonrisa coqueta con los hombres. Sí, ese atuendo que te hace olvidar que estás en tus veintes, y no estás segura de que quieres hacer con tu vida, y que tienes dos canastas llenas de ropa sucia esperándote en casa y que puede que te hayas pedido un 2×1 de pizza ayer y vivas sola.

El que siempre “funciona”

Todas tenemos uno, a veces es solo una prenda otras un atuendo completo pero hay ese look que es un reverendo ÉXITO.

No sabes bien porqué, pero siempre que lo llevas puesto, parecieras convertirte en un gran pote de Nutella para el mundo. Todos quieren algo contigo, te encuentran guapa, te echan miradas coquetonas, te atienden rápido en las barras, te odian las mujeres. No lo usas siempre porque un gran poder conlleva una gran responsabilidad, pero cuando lo haces, sonríes mientras te lo pones pensando “uy…me voy a portar mal hoy día”

 

 

Lección #78: 5 besos que deberías tener


El beso de despedida

Besa algún día con esa absoluta desesperación y sensación de pérdida. Besa como queriendo detener el tiempo y paralizarlo todo. Besa sabiendo que todo eso ya no será parte de ti una vez que acabes, besa sabiendo que solo podrás besarlo de nuevo entre sueños y en recuerdos, que eso te oprima el corazón y a la vez te dé el empujón que necesitas para seguir adelante. Séllalo todo con un beso porque no hay mejor manera de decir adiós.

El beso que demoró en llegar

Amamos la expectativa, la adrenalina de no estar seguros cómo ni cuándo pero la certeza de que sucederá. Porque lo sabes al mirarlo, porque te sientes acompañar sus labios cuando habla, seguirle de cerca cada movimiento como si los hiciera sobre tu boca, porque cada vez que se tocan la electricidad los quema un poco, los pone alerta y los carga de ansiedad. Ten ese beso que parecía venir anunciándose hace ya demasiado pero que disfrutaste esperándolo, cociéndolo a fuego lento, repasándolo en tu cabeza como si ya lo adivinarás. Siente ese alivio inicial de que esté ahí, de que por fin haya llegado. Salta y déjate caer.

El beso de “te deseo”

Crudo, visceral, combustionado, es un beso que se da con el cuerpo, con los instintos agudizados y la cabeza suspendida. No hay lógica, no hay mejor razón que la manera en como se te acelera el pulso al tenerlo cerca. Es un beso que nunca pide permiso, que siempre es agresivo, directo, frontal. Manos apretándote, espalda contra la pared, ese que parece no dejarte escapatoria ni argumentación. El beso que te devora, que muerde, que toma; que te hace sentir sexi, loca, atrevida, y te deja siempre con ganas de un poco más.

El beso de reconciliación

Algo los separó, algo que en su momento se sintió enorme, intransable y forzó una distancia y un tiempo aparte. Algo quedó a su vez en el aire, algo que te perseguiría como una voz silenciosa y persistente que te mantendría lejos pero nunca lo suficiente como para no poder regresar. Y así un día cualquiera la vida les da un encuentro, y al cruzar miradas sabes que todo aquello que tan meticulosamente encerraste adentro tuyo, empieza a desbocarse. Lo tienes al frente, se acerca, te abraza, lo rechazas, le pides que te suelte, te dice que no quiere hacerlo, te sientes derretir de nuevo, sus ojos te confirman cuanto te ha extrañado y tú ya no tienes fuerzas para seguir alejándolo, ni razones para hacerlo. Ese beso en el que se perdona y se empieza de nuevo.

El beso de “Te amo”

Todo parece juntarse y reunirse ahí, en ese momento, en ese espacio entre tu boca y la de él, que va juntándose hasta desaparecer. Esa sensación de que ya no hay nada que esconder, nada que guardar. Un beso en el que sientes que por fin estás en casa, que siendo este mundo tan grande, tan absurdo, tan impredecible, están los dos ahí, queriéndose como si no hubiera nada más. Ese beso que viene a sanar, a devolverte esa parte tuya que parecías haber malgastado. Ese beso que dice “por fin, te encontré”.